jueves, 12 de octubre de 2017

Hoy es uno de esos días

Después de mucho, muchísimo tiempo: hola a todos, amiguitos del videojueguismo. 
No tenía pensado escribir ninguna entrada, como ya habréis podido comprobar, hace meses que no actualizo el blog. La cuestión, es que sin saber muy bien como (bueno sí, en un ataque de nostalgia), he abierto el blog, me he puesto a repasar entradas, y he terminado aquí, en el editor de textos de blogger. 





Y es que hoy es uno de esos días, en los que hubiera escrito una de mis famosas reflexiones videojueguiles, o quizá os hubiera hablado de algún juego al que le tuviera especial cariño, o vete a saber, me decanto más por la primera opción.

Sea como sea, hoy es uno de esos días en los que uno está especialmente meláncolico, en los que me pongo a rememorar tiempos pasados. Me vienen a la cabeza los inicios de este humilde blog, su auge, sus "Adivina a que estoy jugando", la emoción de publicar una nueva entrada, de leer vuestras reacciones y responder cada uno de vuestros comentarios con la ilusión de que hay alguien al otro lado de la pantalla que ha querido emplear parte de su tiempo en leer los delirios que has redactado. 

Hoy es uno de esos días en los que echo de menos todo lo descrito anteriormente, el esperar con ansia un evento y haceros una crónica, el tirarme horas con el mando en la mano para explicaros mi última aventura en cualquier juego. El salir de cacería y patearme toda Barcelona buscando cualquier mierda que me hiciera pasar un buen rato delante de la pantalla olvidándome de todo.

No han sido pocas las veces en las que me he planteado en los últimos meses cerrar el blog, escribir una última entrada y decirle adiós. Pero me niego, me niego a hacerlo, sigo con la esperanza de que un día seré capaz de recuperarlo -aunque tenga que esperar a jubilarme para ello-, de volver a coger un mando con la misma ilusión que lo cogía hace unos años y perderme en cualquier universo paralelo durante horas... de no quitarme un juego de la cabeza hasta terminarlo y querer escudriñar hasta el último rincón de su mapeado. 

Ojalá uno de estos días recupere la pasión por el que ha sido una de mis mayores aficiones. Ojalá uno de estos días DNSTUFF, vuelva a ser lo que un día fue.

Gracias a todos, como siempre os digo, sin vosotros esto hubiera sido imposible. 

1 comentario:

  1. Disfruta de lo retro, de la vida y del tiempo. Esto no es una obligación, a veces hay que tomarse un descando. Ánimo.

    ResponderEliminar