martes, 1 de noviembre de 2016

Crónica RetroBarcelona 2016

Muy buenas a todos amiguitos del videojueguismo, y bienvenidos una vez más a DNSTUFF! Hoy día de Todos los Santos, he decidido volver de entre los muertos, para traeros mi crónica personal e intransferible del pasado RetroBarcelona, que este año se enmarcaba dentro del Barcelona Games World. ¿Queréis saber qué tal lo pasé durante el evento? ¡Pues seguid leyendo, hipoglúcidos!



Como ya he dicho en la breve - pero intensa- introducción, este año el evento de RetroBarcelona se englobó dentro del Barcelona Games World, algo que a mí no me hacía demasiada gracia por motivos que quizá explique en otra ocasión, pero que terminé por asumir. De los cuatro días que duraba el evento, decidí dejarme caer por allí la tarde del jueves y prácticamente todo el sábado. Si lo que queréis es un crónica de esas con pelos y señales, os remitiré como de costumbre a la pedazo de entrada que se curraron nuestros amigos de Game Museum donde explican el evento con todo lujo de detalles. Yo, por mi parte, os explicaré qué hice durante los días que acudí.

Jueves

El jueves se suponía que era el día para prensa, profesionales y demás historias varias del mundo del videojueguismo. Como yo estaba en el stand de Retroscroll junto a los amigos de Game Museum, contaba con acreditación para los cuatro días y quería sentirme todo un profesional, decidí que junto con el sábado, el jueves era un buen día para ir. Especialmente porque habría poca gente, y al menos podría jugar a algo con los compis sin tener que pelearnos por coger el mando. 

Murshis (o quizá fue Sikis, no lo sé) vino a recogerme a la puerta con la acreditación, pasamos por los pabellones de cosas modernas, y tras una primera visita a los lavabos - por aquello de marcar territorio y tenerlos localizados - subimos unas escaleras mecánicas y aparecimos en RetroBarcelona donde nos esperaban Rokuso, Sikus (o Murshis, según cuál de los dos me viniese a buscar a la puerta) y Molsupo (seguramente me deje a alguien, pero entendedme, va a hacer casi un mes). Después de besos, abrazos, reproches por desaparecer sin decir nada, y demás cosas que no me dedicaré a explicar para no hacer esta entrada más larga de lo que ya va a ser, decidí ir junto a Rokuso a dar una vuelta de reconocimiento por las tiendas de RetroBarcelona


Después un rato revolviendo entre montañas de juegos, hice mis primeras compras que consistieron en una pistola (de la que ya os hablaré en alguna entrada futura) para Sega Saturn (compatible con PSX) y un Virtua Cop 2 también para Sega Saturn. Hacía años que quería una pistola para Saturn, y por los menos de 10 euros que costaba nueva en el stand de Emere, decidí que no podía dejar pasar semejante oportunidad. 

Saciado el frenesí consumista, volvimos al stand, y Rokuso y yo aprovechamos para darle caña a la recreativa del Virtua Cop 2. Estuvimos jugando hasta que tuvimos los hombros tan contracturados que tuvimos que parar a descansar. Momento en el cual, echamos manos del Pong para tener nuestro ratito zen después de tanta acción. 

Un poco más tarde, Rokuso me lió para bajar al inframundo (o sea la zona de cosas modernas) y probar el nuevo Tekken 7. Echamos como tres partidas al versión de Xbox Juan, de las cuales creo recordar que gané una (nada mal después de tantos años sin jugar a Tekken) y nos volvimos al stand donde pasamos el resto de la tarde.


Sábado


El día que narraré a continuación lo tengo un poco más difuso que el anterior, por lo que es posible que omita detalles, es más, apenas recuerdo quien había en el stand cuando llegué a eso de las 10... es más, ni siquiera recuerdo bien si llegué a las 10 o a las 11.... En fin, intentaré explicaros el sábado lo mejor que pueda.


El sábado era un día que esperaba con especial ilusión, principalmente porque iba a ser el día que vería a todos mis amigüitos de Retroscroll. Tras pasar por una cola de cientos de miles de millones de personas (en ese momento no sabéis como agradecí tener acreditación), alguien vino a la entrada a buscarme con mi acreditación (lamento no recordar a ese alguien). Atravesamos nuevamente el pabellón de cosas modernas y llegamos al stand donde estaban prácticamente todos los compis de Retroscroll, a excepción de los que faltaban que no tardaron en llegar. 


Nada más llegar al stand, lo primero que hice fue dejar las cosas e irme a buscar los juegos que había fichado el jueves y que no había comprado, entre los cuales estaban The House of the Dead, Virtua Cop, Clockwork Knight y Virtua Fighter 2. Si, amiguitos, todo Saturn, soy así de seguero. Tras saciar mi sed de compras, volví al stand y participé en el toreno de MSR para Dreamcast que habíamos organizado, eché unas partidas a puntos al Tony Hawk con Syd y paseé a Rafi en el carro donde Rokuso había traído su PC. Del resto de la mañana, o no me acuerdo, o no sería muy destacable.


Si pensabais que lo del carro era broma, es que habéis leído muy poco el blog.
A la hora de comer, y con la boca más seca que el ojo de un tuerto, bajé con Rafi a la zona de modernos para conseguir una lata de cerveza (automensaje, llevar cerveza de casa para el próximo evento). Tres cuartos de hora estuve haciendo cola para la estúpida cerveza, que pese a ser cara y estar caliente, me supo a gloria. Después de una opípara comida que consistió en dos bocadillos regados con la susodicha cerveza y bizcocho de ese tan cojonudo que hace Rokuso para los eventos. Después de comer, a parte de la digestión, no recuerdo qué hice, juraría que me limité a vigilar el stand de los niños que ponían sus latas de Monster al lado de las consolas y a acosar al pobre Rafi.

Aquí se puede ver como con total descaro y sin disimulo, Sikus, Salore y yo, acosamos a Rafi.
A mitad de tarde más o menos, conseguí pillar libre el MSX, y me pusé a darle caña al BitLogic (juego que por cierto me encantó). Cuando estaba totalmente enratado con el dichoso juego, vino Sikus y osó interrumpir mi partida hablándome de una "sorpresa", yo pensaba que pretendía trolearme justo en mi momento de máximo vicio, pero cuando me giré, me dí cuenta de que no era así... y es que ahí estaba, él, con su camiseta de Doom y su voz lechosa. Aquí todo fue muy rápido y confuso, algunos dijeron que ojalá hubieran inmortalizado mi reacción, porque mi cara de estupefacción debió ser apoteósica, pero es que lo último que esperaba, era conocer en persona a Dani Meralho de RetroNewGames. Y es que tras años de relación internautica, poder conocerle en persona, fue sin duda una de las mejores experiencias del evento. Estuvimos hablando un rato y haciendo el payaso - para no perder la costumbre -, y quedamos en vernos antes de que volviese a su planeta (cosa que derivó en la cuarta quedada basuril de la que ya os hablaré en futuras entradas). 


El resto de la tarde lo invertimos en jugar un poco a lo que pudimos y hacia las 19.30 más o menos, me despedí del evento hasta el año siguiente. 


Y esto amiguitos míos, ha sido mi experiencia personal en RetroBarcelona 2016, pero antes de concluir la entrada, os dejaré cuatro impresiones a modo de conclusión final.
Como comenté al principio, el hecho de que se hiciese en el marco de la Barcelona Games World, no era algo que me gustase demasiado, aunque esto como todo, tuvo sus cosas buenas y sus cosas malas. 
Como cosa buena, destacaría el espacio, a diferencia del recinto claustrofóbico del año anterior, este año se podía caminar tranquilamente por el evento y aunque jugar a las recreativas seguía siendo complicado, tuve oportunidad de jugar a más cosas que el año pasado. 
En cuanto a cosas que no me gustaron en absoluto, la primera de todas, la ausencia de el Xuxo, que por motivos personales no pudo venir a darnos amor. Otro aspecto negativo (y el que más me tocó las narices) fue el poco cuidado con el que trataban algunos usuarios con las máquinas expuestas... un poco de respeto por el material de los demás, joder, que se pone de manera voluntaria para que todo el mundo pueda pasar un buen rato, y a nadie le gusta volver a casa con consolas o teles en mal estado.


Que de mala gente, jambo.
En fin amiguitos, por hoy no voy a enrollarme más, que ya bastante lo he hecho si me dejo algo, que seguro que me he dejado muchísimo, me lo decís en los comentarios. Gracias a todos por hacerme disfrutar del evento como lo hice, y espero que os guste tanto esta entrada como me ha gustado a mí escribirla. Nos vemos en la próxima!

P.D. Tengo un Gameplay del evento, el día que me anime a editarlo, ya os lo dejaré por aquí.

3 comentarios:

  1. He rigut molt amb la teva entrada, celebro que et replantegessis la teva nova retirada del món dels videojocs i que vinguessis, t'ho passessis bé i fessis compres satisfactòries.

    Estaves molt guapa, per cert!

    ResponderEliminar
  2. He rigut molt amb la teva entrada, celebro que et replantegessis la teva nova retirada del món dels videojocs i que vinguessis, t'ho passessis bé i fessis compres satisfactòries.

    Estaves molt guapa, per cert!

    ResponderEliminar
  3. ostras chaval, ahora después de meses me encuentro con esta entrada y una mención a mi personaje. La verdad es que lo pasé de traca en tu compañía (no hubo sexo. Suerte la próxima vez). Un placer haber ido con todos vosotros para hacerme con basura, de la buena, pero mierda al fin y al cabo. No sabéis la gran suerte que tenéis de vivir cerca de un basurero como es Barcelona. Lo dicho, irrepetible, pero que por Dios y la patria habrá que repetir. Mil abrazos!!

    ResponderEliminar